21 de marzo de 2011

By | March 22, 2011

Parte de las 8:00 del 20 de marzo a las 8:00 del 21 de marzo

Posición: Latitud 37º 09′ N Longitud 6º 06′ W

Puerto de Sevilla

Total millas recorridas desde el inicio de la travesía (Sevilla): 22.271 (40.087,8 kilómetros)

 

Mi última crónica como capitán del Galeón Andalucía. Aunque más que una crónica general es una carta personal a mi tripulación, a todos los que embarcaron; de principio a fin, sólo en el viaje de ida o sólo en una parte del mismo. Con tristeza y nostalgia de lo que ha sido un año de viaje, un año de nuestra vida, que como todos podrán imaginar, ha dejado una huella entrañable en mí y como es lógico pensar habrá sido igualmente significativa para todos los que han participado en esta locura, porque no cabe duda que todos los que han participado en este viaje debemos estar algo locos, pero qué sería de la vida sin estos maravillosos locos.

Atrás han quedado grabados en la memoria muchos momentos; unos gratos, otros no tanto, pero de todos ellos hemos aprendido algo que nos han mejorado como personas y profesionales. La memoria es selectiva, por fortuna, y los peores se van borrando en el tiempo quedando aquellos que nos recuerdan los momentos entrañables vividos. Momentos que han demostrado la calidad de los hombres y mujeres que han participado en esta locura, maravillosa locura, que ha permitido conocernos y establecer unos lazos de amistad y de hermandad en la mayoría de los miembros de esta tripulación.

Me hablaba uno de vosotros, la última noche atracados en Sevilla, de la huella que le dejaba este tiempo en el barco y su disposición de emprender otra como ésta, si se presentara, pero matizando que con la misma gente. Por mi parte, le dije, con tristeza, que eso difícilmente repetiría la situación, que el agua del río no pasa dos veces por el mismo lugar, y que aunque él no se diera cuenta todos éramos un poco diferentes de cuando salimos de Sevilla, pero que fuera cual fuese el rumbo que tomara en la vida, no olvidara el espíritu que hemos forjado en el Galeón y acudiese a él para afrontar los problemas que se le han de presentar con la misma actitud y alegría que en el barco y en caso de necesitar ayuda, con seguridad absoluta, la encontraría entre cada uno de nosotros porque los lazos que se han tejido difícilmente se perderán.

Como decía al principio ésta es una carta a todos vosotros: la tripulación oficial (los que cobran), como la tripulación voluntaria (los que no cobran) porque la recompensa económica no podrá pagar el trabajo realizado, en el caso de los primeros, y mucho menos a los voluntarios que han aceptado el trabajo con la disposición del mejor pagado de los mercenarios. A todos vosotros os quiero enviar mi mayor gratitud por vuestra lealtad y amistad, nunca un capitán ha tenido un trabajo tan fácil, haciéndome sentir en la mayoría de las ocasiones más un compañero que un mando, sin necesidad de hacer ver, en ninguna ocasión, cual era el sitio de cada cual a bordo. Para mi no hay mejor palabra de felicitación, ni agradecimiento, ni palmadita en la espalda que haberos conocido y contar con vuestra amistad.

Y, también quiero trasmitir mi agradecimiento a las familias; padres, hermanos, esposas y novias que confiaron, imagino que con cierto recelo al principio, en nosotros; la Fundación y en mí para llegar a buen puerto. Aquí los tenéis de nuevo. En general, y en mi opinión, han cambiado para mejor; muchos se han espabilado (algunos demasiado), los callados se han vuelto algo más contestones, los débiles algo más fuertes y alguno de los delgaditos han traído su barriguita cervecera, pero esto no es culpa mía.

Gracias a todos de vuestro capitán, que tengáis buenos vientos.

 

Antonio Gonzalo de la Cruz, capitán del Galeón Andalucía.

Nota: Recordar la propuesta de reunión anual en Palos de la Frontera (que no Palos de Moguer) el día de la feria medieval (marzo), junto al puesto del palermo Jaime.

Leave a Reply

Your email address will not be published.