Vigésimo cuarto día de navegación: 23 de julio de 2008

By | July 23, 2008

¡VIVA LAS EMPOPADAS! ¡VERGAS ARRIBA!

Las noticias tan esperadas de los partes recibidos días atrás, aunque no del todo, por fin hoy se han hecho realidad; las olas que nos rompían por la amura de babor y el viento que nos era desfavorable, hoy ha comenzado a rolar a norte, posicionándose por la aleta y posibilitando la izada de nuestras velas. Mientras unos nos posicionábamos en escotas, amuras y drizas, nuestros preciados gavieros (Guillén, Miguel y Luiso) hacían lo suyo en la cofa y el bauprés desafiando la gravedad una vez más.

Se cumple justo hoy un mes desde que zarpásemos de Mazagón, rumbo a Azores, en la nao el tiempo puede pasar indistintamente… una guardia puede llegar a ser eterna, sin embargo este mes se ha pasado volando…

La inmensa alegría que nos embargó en el día de ayer con nuestra majestuosa pesca, ha rolado a amargura, penitencia y desesperación, al haber tenido atún durante 2 días consecutivos (desayuno, comida, merienda y cena!). Intentamos esconder los aparejos para que Nacho y Mauri no pudiesen utilizarlos, sin embargo hoy se ha vuelto a sacar un bonito, acto seguido, tanto Nacho, como Mauri, como el bonito, se llevaron 3 merecidas collejas! Sin embargo en este barco, sigue habiendo gente que prefiere que se le ponga la cara de atún a la cara de garbanzo.

El día de hoy ha sido de los más entretenidos de la travesía de vuelta, ya que, además de la izada de velas por la mañana, por la tarde Guillém, Miguel y Fernando “Mosquito” nos han instruido un taller de cabullería (nudos y cabos) y que Ale “el hombre que susurra a los caballos”, para sorpresa de todos, nos ha montado un taller de peluquería deslumbrándonos por su habilidad con las tijeras, pelando a Álvaro y a Nacho y arreglando alguna barba. Además, gracias al día tan soleado del que hemos disfrutado también se ha montado un taller de bronceado, que junto a la música de Carlitos Valencia “Risitas” ha hecho que la tarde fuese bastante amena.

Cualquier hecho que rompa la monotonía del barco nos sirve de entretenimiento, sean delfines, tortugas, veleros o buques… sin embargo, hay barcos en la mar más aburridos que el nuestro; en la guardia nocturna de anoche, Miguel Valencia escuchó algo en la radio, y pidió a Luiso (hombre idiomas) que se pusiera al habla por si había que comunicarles algo en inglés, por si necesitaban algo… resultó ser un carguero extrañado de ver un barco tan grande por el radar a tan solo 5-5’6 nudos en mitad del atlántico, y nos preguntó que tipo de barco éramos, donde íbamos y poco más… simple charloteo.

Al finalizar el día y con el cielo plagado de estrellas, pudimos observar los distintos astros y constelaciones gracias a las enseñanzas de Carlos, nuestro Capitán y de Fernando “Mosquito”, aleccionándonos con su sabiduría en la materia.

En la mañana de ayer, cruzamos el ecuador de nuestra travesía, en dirección al Cabo de San Vicente, y en tres días podremos avistar tierras portuguesas… sin quererlo, poco a poco se palpa la despedida, y paulatinamente van cociéndose futuros planes con los maravillosos compañeros que hemos tenido la posibilidad de conocer, manteniendo así el contacto en tierra firme.

El Marqués, en la noche de ayer, alertó a toda su guardia de un fenómeno paranormal que acontecía cerca del barco… El muy sinvergüenza, después de un mes navegando, se percató AYER de unas partículas fluorescentes que se aprecian por la noche en el agua alrededor del barco (Fitoplancton, de lo que se alimentan las ballenas) a las que ya todos estamos más que acostumbrados! Lo que pasa, según él, es que es un hombre de provecho que se acuesta temprano para cumplir sus horarios…

Un fuerte saludo para todos nuestros familiares, sobretodo al Currito chico, al que toda la tripulación estamos deseosos de conocer por Punta!

PD: Mensaje para Juan Román del Marqués y su hermano el Botica: Ten preparados 5 ó 6 barriles de cerveza congelá para nuestra llegada a Puerto Sherry, será recompensada enormemente! Nos acordamos mucho de ti y del Betis IO!

FDO: Cuadri (Marqués), Curro y Álvaro Botica