LA NAO VICTORIA

A principios del S.XVI el mundo fue testigo, de la mayor hazaña que registra la historiografía marítima universal. Las aguas de río Guadalquivir, fueron el marco donde se organizó, se avitualló y se despidió a la Armada de la Especiería.

Después de tres años de espera, una sola de las cinco naves que partieron rumbo al Maluco, cruza la barra de Salmedina. Esta fue la Nao Victoria, que tripulada por sólo 18 hombres de los 247 que iniciaron la expedición, consigue firmar la más brillante página que se ha escrito en la historiografía marítima universal: circunnavegar por primera vez en la historia de la humanidad el globo terráqueo.

la nao victoria

Siglos después, historiadores, ingenieros navales, carpinteros de ribera, veleros, cordeleros, fundidores y una amplia gama de artesanos, se proponen construir, para circunnavegar el mundo, una réplica de aquella nao Victoria. Después de una serie de años de investigación en archivos y museos, donde se consultaron cientos de legajos, se leyeron decenas de crónicas y tratados náuticos del siglo XVI, se pudo definir sus formas, dimensiones principales, su arboladura, velas y equipos.

Tras su restauración, se pone a punto para salir a la mar, con el fin de ser parte del Pabellón de España en la Exposición Universal de Ahichi 2005 (Japón).

Tripulada por hombres andaluces, valencianos, madrileños y vascos, nuestra nao Victoria, transcurridos dieciocho meses de navegación, consigue también darla vuelta al mundo, emulando así a su antecesora.

Si algo caracteriza y diferencia a la nao Victoria de cualquier otro barco en el mundo es, sin duda, su forma de navegar, ya que no existe ninguna otra embarcación que, como ésta, utilice las mismas técnicas de navegación que utilizaron las embarcaciones españolas en el S. XVI. La nao Victoria se gobierna con pinzote, las velas y jarcias se maniobran a mano, siendo por tanto una auténtica aventura formar parte de su fabulosa tripulación. Pero este tipo de navegación se combina con la última generación en instrumentos y técnicas náuticas, contando la embarcación con dos motores, GPS, radar, sonar, satélite y todos los sistemas de seguridad que requiere un barco del S. XXI.